Logo Club Rotarios
Logo Bandera de la Paz

 

Vital Alsar llega a Valencia con el 'Zamná' y su mensaje de paz

El Zamná será bendecido hoy por el arzobispo Carlos Osoro y partirá luego hacia Barcelona.

El barco de la paz, el Zamná, llega hoy a Valencia, con el cual el navegante cántabro Vital Alsar desarrolla un proyecto de difusión de la paz por todo el mundo, bajo el epígrafe "El Niño, La Mar, La Paz". Se trata de una travesía marítima desde Cozumel( México) hasta El Pireo (Grecia), con el objetivo de difundir los valores de paz, derechos y libertades individuales, respeto a todas las etnias, defensa de la biodiversidad y desarrollo sostenible.

Así, a las 10 horas, atracará en el Puerto de Valencia, en la Marina Real Juan Carlos I, para transmitir su mensaje. El barco será recibido por las autoridades locales, encabezadas por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

A continuación tendrá lugar un acto por la paz en el cual participarán niños y personas mayores. Como en el resto de los puertos a los cuales llevó su mensaje, también Valencia acogerá mañana por la noche una Conferencia de Paz, que tendrá lugar el hotel Palau de la Mar. El barco permanecerá en Valencia hasta el martes y luego continuará su viaje hacia Barcelona.

Los códices mayas aseguran que el 22 de diciembre de 2012 comenzará una nueva era, un cambio para bien, las guerras cesarán y llegará un periodo de paz. El capitán Vital Alsar y 15 tripulantes más no sólo lo han estudiado, sino que están convencidos de que así será y para transmitir este mensaje al mundo hace unos meses emprendieron un crucero. Ayer el barco atracaba en Valencia impregnando un aura de paz.

«Esto está por encima de la religión, es un sentimiento y sencillo de lograr. Simplemente no hay que esperar que el de enfrente termine la guerra, eres tu el que lo debe hacer y todo concluirá. Es muy fácil», explicaba ayer Vital Alsar, minutos después de atracar en Valencia todo de blanco incluida su barba.


Americanos, mexicanos, canadienses, abogados, ingenieros y un niño de 13 años. De diferentes procedencias, profesiones y edades a esta tripulación les une una única misión: transmitir al mundo el mensaje de la Paz.


«Me llamaron para formar parte del barco y estoy encantado de ser ese niño que representa la inocencia. Estoy convencido de que se llegará a la paz», afirmaba ayer Juan Pablo Tec Chim, el niño que forma parte de esta tripulación embarcada en esta cruzada.


La embarcación atracó a media mañana al puerto de Valencia y, aunque su recibimiento fue escaso, la tripulación llegaba con una desbordante alegría y anunciando un mensaje esperanzador. «Vivimos en una sociedad de grandes riqueza y de tecnología, pero también hay 27 guerras en el mundo y la civilización maya nos asegura que en 2012 acabará el periodo de oscuridad y llegará un nuevo ciclo de luz y paz. Por eso, estamos aquí para anunciar este buena noticia», explicaba ayer el capitán a todos los asistentes y saludando al teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Vicente Igual y los miembros del club Rotary.


Tras atracar el barco, dos niños se abrazaron al pequeño Juan Pablo. La inocencia de tres almas se unieron en señal de paz, tal y como los códigos mayas anuncian. Faltan tres años años para que comience este nuevo ciclo y la tripulación ha iniciado un periplo por todo el mundo en la embarcación Zamná. En Valencia se quedará hasta el martes, pero los que se acercaron ayer hasta el puerto recorrieron la embarcación y disfrutaron de cada uno de los rincones del velero.

15.000 millas

El barco permanecerá en Valencia hasta mañana y posteriormente seguirá su viaje hacia Barcelona, Palma de Mallorca, Ostia (Italia) y El Pireo (Grecia), dentro del viaje de 15.768 millas marina que protagoniza este proyecto.

La nave partió desde Cozumel, México para hacer escala en Miami, y seguidamente en Nueva York, donde participó en los actos en homenaje a las víctimas del 11 de septiembre. Tras hacer patente su mensaje de paz en la Zona Cero, zarpó hacia Europa, y el pasado 3 de octubre llegó a Santander, primer destino en el viejo continente.

Después llevó su mensaje a San Vicente de la Barquera, Baiona, donde el 12 de octubre fue protagonista de los actos del Día de la Hispanidad, Palos de la Frontera y Cádiz. Hoy el barco será bendecido por el arzobispo, Carlos Osoro, y en la marina se protagonizará un multitudinario acto por la paz.